Header Ads

Últimas Entradas
recent

(I) ¿POR QUÉ LOS PEQUEÑOS NEGOCIOS FALLAN?


EL MITO DEL EMPRENDEDOR (M.E. GERBER)



Michael E. Gerber, considerado como una verdadera leyenda en el espíritu empresarial, es el fundador de E-Myth Worlwide, una empresa de preparación, entrenamiento y educación, creada en 1.977 para transformar el desarrollo de las pequeñas empresas en todo el mundo.

Desde entonces, ha ayudado a transformar más de 70.000 empresas en 145 países en los últimos 25 años, y ha vendido más de 5 millones de copias en 29 idiomas. La metodología E-Myth se enseña en 118 universidades de todo el mundo y su revolucionaria perspectiva se ha convertido en la meta de las pequeñas empresas, transformándose en el "gurú número uno del pequeño negocio", como lo ha calificado INC Magazine.


¿POR QUÉ LOS PEQUEÑOS NEGOCIOS FALLAN Y QUÉ HACER AL RESPECTO?

El autor viene a decir que todo en una empresa se debe medir, documentar, escribir... y el Proyecto de Empresa debe ser minuciosamente analizado, estructurado y redactado, bastante tiempo antes de que se inicie el negocio.

Si esto se lleva a cabo, las probabilidades de sobrevivir a los primeros 3 años, serán mayores. Y entre los que prefieren hacerlo de otra forma, pensando en "cuando surja, ya veré cómo lo soluciono", pues el porcentaje de éxito será más bajo.

EL MITO DEL EMPRENDEDOR

El autor basa el libro en un análisis, realizado durante más de 24 años y con miles de empresarios de pequeños negocios, que fracasaron habiendo trabajado más de lo que recibieron a cambio.

Las estadísticas analizadas en EEUU, sobre empresarios que comenzaron su negocio, dicen que para el final del primer año, al menos el 40% habrá cerrado, y en los siguientes 5 años, más del 80% de ellos habrá cerrado.

Basándose en dos ideas principales, se sugiere que si se analizan y toman medidas en serio, le darán al emprendedor la capacidad de no formar parte de los miles de negocios que se inician y cierran antes de los cinco años.

- La mayoría de los emprendedores comienzan un negocio para ganar dinero y, normalmente, ni son emprendedores. Para ser emprendedor, primero hay que entender lo que es un negocio y lo que implica, y aplicar las normas de creación y desarrollo de negocio.

- Actualmente existe la "Revolución de la Vuelta de Llave", que cambia la forma de hacer negocios en todo el mundo y a quienes lo hacen, con la probabilidad de la supervivencia.

El proceso de desarrollo de negocio se basa en la sistematización de los procesos, con la metodología del "Paso a Paso" y su aplicación, para tener la capacidad de dirigir un negocio de forma efectiva, sabiendo controlar su destino y consiguiendo que la empresa prospere.

Teniendo en cuenta que no existen las "Baritas Mágicas" para que los negocios prosperen, los resultados del proceso se basan principalmente en las personas que lo desarrollan, siendo los negocios mayoritariamente, un reflejo de quienes las dirigen:

» Si el emprendedor es descuidado, el negocio lo será.
» Si es codicioso, los empleados lo serán, dando cada vez menos de sí y exigiendo más.
» Para que un negocio prospere y cambie, primero ha de hacerlo quien lo dirige, sabiendo lo que implica tener un negocio y lo que se necesita para que funcione.

Durante el análisis realizado, se encontró dos elementos comunes en emprendedores que habían fracasado, basado principalmente en la personalidad Técnica del emprendedor:

Se inicia un "cosquilleo" antes de abrir un negocio, y seguramente son personas que sabían realizar perfectamente un trabajo técnico. Un día les sucede algo que les colma la paciencia, les entra el ansia de independencia y deciden montar un negocio, con la necesidad de ser su propio "jefe".
El técnico suele pensar que si está plenamente capacitado para desarrollar una labor, entonces también lo estará para poner su propio negocio. Cuando llega el momento en el que el Técnico tiene que asumir el rol de Administrador de su negocio, el trabajo se vuelve tedioso y cansado, ya no puede desarrollar, el trabajo que más le gustaba hacer, como le gustaría.
El error es cuando toma el negocio como una prolongación de su trabajo, un lugar donde poder desarrollar su capacidad técnica.

EL EMPRENDEDOR, EL TÉCNICO Y EL ADMINISTRADOR

El problema de emprender un negocio es que muchos lo iniciaron teniendo que ser Emprendedor, Administrador y Técnico a la vez, siendo la interacción de estas tres personalidades, el mayor conflicto con el que se encontraron:

El Emprendedor: Es el visionario, el soñador, así como la energía e imaginación que le da visión de futuro. Vive en dicho futuro, nunca en el pasado y rara vez en el presente. Es el innovador, el gran estratega, el creador de nuevos métodos. Tiene una personalidad con una gran necesidad de control, donde necesitan controlar a la gente y los eventos del presente, para realizar sus sueños de futuro. Suelen tener la visión de que en el mundo sobran oportunidades, pero se ven constantemente frustrados por la lentitud de las personas con las que se cruzan y le impiden desarrollar sus sueños.

El Administrador: Es el pragmático. Sin él no habría planificación, orden o capacidad de predecir. Vive en el pasado, se aferra al "status quo"; prefiere evitar los problemas y basa su funcionamiento en el orden, corriendo tras el emprendedor para limpiar el desorden. Sin el Emprendedor, no habría desorden que limpiar ni innovación; pero sin el Administrador, no habría negocios.

El Técnico: Es el hacedor. Su credo es que "si quieres que se haga bien, hazlo tú mismo". Le gusta el análisis, vive en el presente y es feliz trabajando en lo que más le gusta. Trabaja de forma estable y no suele confiar plenamente en los que trabajan con él. Para él, "el pensar no es trabajar", ya que se desvía de su verdadero trabajo.

» Mientras el Emprendedor sueña, el Administrador se preocupa y el Técnico rumia.
» Para el Técnico, la mayoría de las ideas del Emprendedor no funcionan en el mundo real y su experiencia suele ser de frustración y enojo al ser interrumpido en su camino con el "cómo se han de hacer las cosas.
» El Administrador es un problema para el Técnico, cuando éste le impone orden en sus labores y se pretende sistematizar su trabajo, siendo este sistema algo frío e impersonal que viola su individualidad.
» Para el Técnico, el Administrador es un problema cuando se entromete en su trabajo y pretende manejarlo.

Lo perfecto sería que las tres personalidades funcionaran de forma simbiótica y equilibrada, dando lugar a un individuo increíblemente competente, y donde:

►El Emprendedor: estaría libre de buscar nuevas ideas de interés.
►El Administrador: solidificaría la base de operaciones.
►El Técnico: podría desarrollar su trabajo.

Sin embargo, el típico dueño de un pequeño negocio suele ser: un 10% Emprendedor, 20% Administrador y 70% Técnico. Y sin el balance que las tres personalidades requieren, el negocio tenderá a su decadencia.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.